15.4.19

Desazón

He pasado días extraños, tu recuerdo ha minado cada vez más mi capacidad de entender al mundo que gira llevándome con él, arrastrándome en una huída turbulenta de la realidad.
Esta mañana he despertado con el recuerdo de tu voz, el olor de tu cabello y la sensación de tu piel tan mezcladas en mi propia realidad, que he olvidado por un momento, la distancia y el tiempo que nos separan.
Acaso piensas en mi como se piensa en el clima, no con indiferencia, pero sí con una perspectiva impotente, como algo que está allí, sin relevancia extraordinaria, sólo una parte más del universo, inmutable, invariable, incontrolable... ¿has visto ya nuestra imagen reflejada en el vacío? sólo allí podría reflejarse, dos imagenes, una, miles y miles de rostros inexpresivos y de ojos vacíos nos observan, la noche nos cubre, y tras unas palabras, la despedida.

RZC2019

3.4.19

Madurar

Una década.
Otro sitio, otro trabajo, otras personas.
La melancólica reminiscencia de lo que nunca pudo ser, y la cicatriz de lo que intentó ser y fracasó.
Los sueños perdidos, tristes me miran desde un rincón. Nada puedo hacer, y los intentos fallidos, burlones, me atrapan.

Gracias soledad, has cuidado mis cicatrices con tanto esmero que apenas queda el rastro. Y sin embargo conservo el salado sabor en las mejillas, que me recuerda que existe eso, el mar que cuelga de mis pestañas. 

Al final, un poco triste, un poco anhelante, y casi sin esperanza sonrío, y espero que esa sonrisa me guíe de nuevo por este mundo, quizás, con un poco de suerte encuentre de nuevo el camino luminoso.
RZC2018

2.4.19

Volví

Años pasaron, muchas naciones se fundaron. Medea partió, y de un trono a otro buscó algo que nunca encontró.
RZC2018

26.6.11

Angel


Angel - put sad wings around me now
Protect me from this world of sin
So that we can rise again


Una vez más, esperando. Una vez más, las palabras van, mas no regresan. Mi tristeza... mía nuevamente, ¿mi esperanza? también, pobre, inerte yace en el fondo de mis pensamientos. Y yo, neciamente, torpemente, valientemente, ingenuamente… con el alma en un puño y el corazón en el otro, aún espero. Aún anhelo las palabras que vienen cuando el viento está alegre y las trae a mí. Y aún sueño que mi plegaria es escuchada, y que la noche opaca al día, y que la luz de cada amanecer es ínfima al lado de mi luz nocturna. Aún sueño, con que basta mi alma y mi ser. Aún sueño, con ver la sonrisa de mi espectro, de mi gris, de mi ángel.

Oh angel - we can find our way somehow
Escaping from the world we're in
To a place where we began


Y espero, paciente, triste, y sola que el sol nuevamente se oculte. Que la tormenta venga y limpie todo. Que se lleve lo que hay, y  si por mí nada más se  puede hacer, que me quede un trozo de cuerpo, un alma, un regalo, y no ser más.

And I know we'll find
A better place and peace of mind
Just tell me that it's all you want - for you and me
Angel won't you set me free


El universo vacío está sin mi angel, oscuro está sin mi luz… inerte se queda sin mi vida. Y una esperanza perpetua asoma, burlona me reclama ahora, que no es para mí el derecho de “mío” llamarle. Crueles sombras, oscuras me bañan de vacío, me opacan y yo cansada, triste, y sin fuerzas, aún espero. Y esperaré. Hasta que de mí no quede nada, hasta que no sea ya ni sombra ni cenizas. Esperaré. Y se va, la vida, el tiempo, la lluvia, el sol. Nada queda, pero yo esperare. Hasta el día maldito en que nada por mí se pueda y mi vana esperanza sea finalmente asesinada. Sola en un rincón del universo, aún con un alma, un regalo y un poco de mi ángel, me sentaré. Esperaré allí a que su verdad y mi vacío se encuentren, y entonces, ya no ser más.

Angel remember how we'd chase the sun
Then reaching for the stars at night
As our lives had just begun


Espero. Triste espero. Aún vive la esperanza, aún confío, aún espero. Aún creo que ese día puede no llegar. Y aún sueño, en mi locura, con ser por fin quien lleve no sólo el recuerdo, no sólo la sombra. Ser quien lleve en un beso a sus labios la sonrisa, y ser quien pueda, llegado el momento, rescatarle. Las alas de mi ángel no me estrechan, el brillo de mi ángel no me ilumina. Piedra en bruto que espera. ¿Acaso puede la lluvia pulir una joya? Y espero, pero aunque muy dura piedra preciosa, frágil el diamante es.  

When I close my eyes I hear your velvet wings and cry
I'm waiting here with open arms - oh can't you see
Angel shine your light on me


Y al final, ¿cómo salvarle? La pregunta asedia una y otra vez, vislumbro el pasado, ensueño el futuro. Imploro por una respuesta. Apelo a mis recuerdos, a mi pasado, a los dioses y a los espectros. No la encuentro. Aún así, busco, anhelante, desesperada pues el tiempo apremia la respuesta. Que lo que intuyo no es suficiente, que lo que creo no basta, y lo que soy tampoco. Y al final, sólo veo, como esperanza lejana, aquello intangible por ahora, aquello intocable por mucho tiempo. Aquello, que de mi dulce gris, y de su anhelante locura quede algún día. Si será o no, no decido yo. Aún así, sigo buscando esa respuesta.

Oh angel will we meet once more - I'll pray
When all my sins are washed away
Hold me inside your wings and stay
Oh! angel take me away


 *Angel, Judas Priest del álbum Angel of retribution, 2005

5.6.11

Nightmare

Recuerdos, muchos recuerdos. Fantasmas de lo que fue, y de lo que no también. Espectros que me rondan hoy y que siempre lo han hecho. Espectros que elegí no ver, no sentir, no escuchar. Y hoy, cruel destino, me visitan, me atrapan, me hechizan.
Esta noche cerraré los ojos, y los mismos espectros llegarán, las mismas sombras. De nuevo ese sobresalto, ese temblor, las lágrimas. El no saber qué sucedió, quién se adueñó de mi mente nuevamente y quien decide atormentarme cada noche. Ni el consuelo de contarlo, ni la paciencia que escuche... menos aún los brazos que protejan. Y esperar nuevamente, que pasen las horas, que muera el día. Verme de nuevo allí, ojos cerrados, puños apretados, cuerpo, mente, corazón contraídos. Miedo. Mucho miedo. Y sola, esperando.
No más historias nocturnas, no mas plegarias, no más cruces. No soñar más. No desear más. No esperar más. Más miedo.
Una tras otra, botellas arrojadas al mar, palabras lanzadas al viento, y promesas hechas bajo nombre de cierta deidad. Y de nuevo, terrores nocturnos. Me pierdo entre sábanas que me atrapan, cierro los ojos, evoco la imagen querida y todo se torna negro. Sigo un consejo, recibo buenos deseos. Intentan protegerme, pero de nuevo regreso con un sobresalto, temblor y las mismas lágrimas. Intento evocar la imagen querida,  y el llanto no cesa. Una vez más, la incertidumbre, lo irracional topándose de golpe con una idea. Lo lógico perdido en un laberinto y la locura tratando de seducir a la cordura.
Esta noche cerraré los ojos, me perderé en un abismo negro y despertaré con un golpe, el rostro húmedo y  el cuerpo tembloroso. Miedo. Mucho miedo. La noche es negra nuevamente, y me traga de golpe. La noche te evoca, lejos, muy lejos. No una estrella, no inalcanzable, pero lejos, demasiado lejos. Demasiado. Así como mi miedo.

1.8.10

Morrigan

Nuevamente aquí, pensando y pensando, me fui… regresé, pero la que regresó no fui yo, al menos no la yo que es feliz, no la que sonríe, la que busca, la que desea, la que ama… ¿qué hacer? perdida de nuevo entre los escombros del olvido, soledad e imaginación, viajando inmersa en los vericuetos de una mente demasiado fantasiosa, ahí, ahí se perdió, ahí se perdió la que promete, y hoy está solo aquella que no piensa más en lo bueno, que busca preguntas y respuestas, la objetiva, la que puede resolver y resolver, pero es la misma que no puede vivir en el ¡porque sí! por ello mismo, nuevamente llena de dudas, eternamente feliz en su soledad, acaso se da cuenta de lo que pasa, acaso es lejanamente consciente de las consecuencias de ello pero, es que si esto no tiene respuestas, ¿para qué seguirlo pensando?...

La música suena, interminable, el violín perdido en medio del estruendo de las ideas y los pensamientos, aún me trae una canción que duele, que pesa, inevitablemente me hipnotiza y me lleva a una prisión en la que no quiero estar, sé que entro y siento el frío piso, lejos de mí, pero dentro de mi propio pensamiento ¿enigma? acaso sólo un montón de palabras que una canción ha traído, junto con una ráfaga de recuerdos cuestionables o inaceptables, nuevamente esa pregunta que nadie respondió me engatusa, me atrapa en una habitación blanca. No puedo moverme, quieta, veo por la ventana el universo a mi alrededor, no veo más ese universo cálido que se abrió con una promesa de esperanza, una búsqueda de fe que se ha perdido en el vacío de mi mente, sólo veo por esa ventana, el universo entero ardiendo en llamas ¡debo salir! si… debo extinguirlo.

Lo intenté, he concentrado todas mis fuerzas pero mis captores no lo permiten, mejillas húmedas, el piso es ahora un mar salado y amargo, mis manos son incapaces de moverse, y veo cómo la yo de allá afuera continúa destruyendo ese universo… ¿qué pasara? lo ha hecho, ha cuestionado, no obtendrá respuestas y de mis ojos brotan más y más lagrimas, una fuente inagotable ahora, de lágrimas es mi prisión, y de lágrimas es mi esencia… mientras más llore más lejos estaré de salir, pero, ¿cómo evitarlo? sé que ella lo cuestiona todo, sé que ella lo observa todo, lo evalúa, no puedo evitarlo, no, ¡no!

Aterrador, pues sé que cuando ella cuestione ese universo y descubra que ahí no hay preguntas ni respuestas, no habrá más que desear, lo eliminará.

Tiemblo y lloro de terror, pero sigo atrapada, alguien, por favor alguien… deténganla, nunca podrá ver por si misma que ese universo es su propia existencia… destinadas a ser eliminadas por nosotras mismas.

Necesito un héroe.

16.5.10

Indecisa...

Te fuiste, nuevamente desperté y no estabas ahí.
Sé que estuviste aquí, aún queda en mi lecho tu escencia... cada vez que te vas, cada vez te siento más cerca. ¿Acaso es eso lo que te orilla a la huída?
¿Porqué desaparecer? ¿Porqué así?... no... no...¡por favor! ya no...
-Volví
-¿Quién te ha llamado?
-Ellos
-Olvídalo, no volverán a hacerlo
-Entiende, estoy aquí, cuando lo descubran, de nuevo nos separarán
-No te quiero aquí
-Sí que me quieres, lo sé. De cualquier manera, no tienes opción, sabes que yo decido si estoy o no
-Los llamaré, usarán sus espadas de cristal y te sacarán de aquí
-Sabes que volveré, sabes bien que nunca me voy. ¿Me oculto? Por supuesto, pero sólo lo suficiente para que crean que me fui, nunca demasiado como para perder el control
-Debes irte, no puedes controlarme
-¿Y por qué no? ¿Prefieres que lo hagan ellos?
-Por ti es por lo que ellos me controlan
-¿Y que pretendes hacer al respecto? ¿Gemir? ¿Gritar? Quizás vuelvas a intentarlo, pero sabes bien lo que pasa cuando lo haces mal
-No cometeré el mismo error, no esta vez
-¿Será definitivo por fin? Es el único camino, eres mía, no tienes opción. Lo lamento, pero tú me permitiste entrar y quedarme contigo, no has querido olvidarme, ni has permitido que el tiempo o las distancias cambien nuestra situación.
-Lo siento... lo siento... no... no... no...